PIERCING Y VENTA DE JOYERIA

Quieres realizarte un piercing? en Desideratum contamos con una de la mejores profesionales del sector

Breve historia del piercing

La perforación de las orejas, la boca o la nariz para colocar ornamentos o joyas es una práctica antigua que continúa presente en la mayor parte de las sociedades contemporáneas. Esta costumbre, que está asociada a factores estéticos, tiene sus orígenes en los rituales de iniciación a la vida sexual o adulta de la sociedades tribales.

El paso de la adolescencia a la madurez también se relaciona con la capacidad para tolerar el color, por lo que en ocasiones se conmemoraba esta transición con la realización de piercings En algunas tribus de Borneo, por ejemplo, se hacían perforaciones en la región de los genitales masculinos y los jóvenes llevaban implantes de hueso en el glande.

En algunas culturas, el piercing está asociado a técnicas decorativas, como los tatuajes, la colocación de aros en el cuello o anillos y cintas para comprimir los genitales, o a prácticas religiosas. Así, los seguidores de ciertas religiones tradicionales asiáticas realizan un piercing ritual en las mejillas y la lengua para dar testimonio del estado en trance. Piercings similares han sido documentados entre los sufistas, una corriente mística del islam y algunas variantes del hinduismo.

Pero estos rituales o ceremonias también eran habituales entre los nobles mayas, que agujereaban sus lenguas y genitales como parte de un ritual sangriento mientras que los fieles devotos se perforaban la piel en las festividades religiosas. Mediante estas prácticas pretendían romper los limites del ego y trascender alcanzando otros estados de conciencia. Los indios americanos compartían el mismo concepto místico y realizaban danzas rituales suspendidos mediante artilugios que se atravesaban en la piel.

Estas prácticas sobrevivieron al paso del tiempo, aunque con notables variaciones. En la época victoriana algunos periódicos ya mencionaban la existencia de piercings con joyas en los pezones y el pene, De hecho, uno de los piercings más populares recibe el nombre de Principe Alberto, quien fuera marido de la Reina Victoria de Inglaterra ya que, según indican las crónicas de la época, llevaba un anillo en le pene que le permitía colocar adecuadamente sus genitales a derecha o izquierda dentro de los estrechos pantalones de los uniformes de la época.

Aunque se sabe poco sobre estas técnicas en el siglo XIX y principios del XX, existen evidencias que indican que los piencings el la lengua, los pezones y  los labios eran habituales  después de la Segunda Guerra Mundial.

El renacer de algunas técnicas decorativas, como los tatuajes, hizo que el piercing se hiciera popular entre el movimiento punk en la Europa de los años 70, que adoptó esta práctica como medio de provocación y para expresar su disconformidad con la sociedad. Así, el piercing fue pasando a otros colectivos, como los homosexuales o los sadomasoquistas y alcanzó las altas esferas de la moda y la cinematografía.

En los últimos treinta años, el estatus del piercing ha cambiado y quienes los llevan ya no son personajes marginados de la sociedad. De hecho, la industria de los piercings y tatuajes es una de las que más rápido ha crecido.

La aparición de nuevas modalidades decorativas, como el implante de objetos bajo la piel para modificar la superficie y las quemaduras o cicatrices decorativas, auguran un próspero futuro para este tipo de prácticas.

Tipos de piercing y su origen
Septum
El aro atraviesa el tejido que se encuentra debajo del tabique nasal. Originario de la India, África, Polinesia y Sudamérica, su objetivo era cerrar simbólicamente el tracto respiratorio para evitar que los malos espíritus poseyeran al individuo.

Labio superior
Llamado Madonna en el Reino Unido y Marilyn en Estados Unidos, este tipo de piercing procede de los indios sudamericanos, algunas zonas de Kenya, Zambia y el norte de Camerún.

Ceja
Se empieza a practicar por primera vez en Europa y en el norte de América en el siglo XX.

Lengua
La perforación de la lengua ya era una práctica habitual entre los mayas y forma parte de las tradiciones de algunas religiones, como el hinduismo.

Ombligo
Comienza a practicarse en Europa y Estados Unidos en el siglo XX, aunque se cree que era común entre los aristócratas y los sacerdotes Egipcios que los empleaban como símbolo de su nobleza.

Pezones
Las mujeres de la sociedad victoriana los empleaban para ensalzar su figura y aumentar el tamaño de sus pezones. Durante mucho tiempo se pensó que los centuriones romanos los utilizaban como símbolo de coraje y virilidad, pero no existen pruebas de ello.

Aquí puedes ver el resultado de algunos trabajos: