TATUAJE RECONSTRUCTIVO AUREOLAR

Te ayudamos a cerrar el traumático ciclo de un cáncer de mama.

Como podemos ayudarte

Muchas mujeres que han pasado por una cirugía reconstructiva de pecho se sienten insatisfechas con el resultado. La cirugía les da un pecho, pero sin pezón.
Por eso es importante devolverles la imagen de lo que la cirugía les quitó, un pezón y una aureola que parezcan realistas. Es algo que va mucho más allá de una mera cuestión estética, se vuelven a sentir enteras y femeninas. Todos nos miramos en el espejo y esperamos ver lo que percibimos como normal de nosotros mismos.

El tatuaje oncológico les devuelve la confianza, les devuelve lo que les había robado el cáncer.

En estos últimos años se usan técnicas menos agresivas que el transplante de piel o la conservación del pezón, que puede traer complicaciones. Una alternativa es la micropigmentación, que es menos lesiva y más barata que la cirugía. Pero tiene un inconveniente: se borra y cuando pasa el tiempo, el color de la areola y el pezón es diferente, más apagado, lo que puede obligar a la paciente a volver al hospital y revivir el proceso. Después de mucha investigación y experiencia, hemos determinado que el tatuaje reduce el tiempo de realización del tratamiento y es para siempre.

Cualquier mujer que haya pasado por algo así, merece volver a tener esa normalidad después de tanto sufrimiento.

Mireia Ortega

Mireia nuestra tatudora especializada en la reconstrucción aureolar, y tapado de cicatrices.

Muchas mujeres que han pasado por una cirugía reconstructiva de pecho se sienten insatisfechas con el resultado. La cirugía les da un pecho, pero sin pezón.
Por eso para ellas es muy importante tener un pezón y una aureola que parezcan realistas. Es algo que va mucho más allá de una mera cuestión estética, se vuelven a sentir enteras y femeninas. Todos nos miramos en el espejo y esperamos ver lo que percibimos como normal de nosotros mismos.

El tatuaje oncológico les devuelve la confianza, les devuelve lo que les había robado el cáncer.

En estos últimos años se usan técnicas menos agresivas que el transplante de piel o la conservación del pezón, que puede traer complicaciones. Una alternativa es la micropigmentación, que es menos lesiva y más barata que la cirugía. Pero tiene un inconveniente: se borra y cuando pasa el tiempo, el color de la areola y el pezón es diferente, más apagado, lo que puede obligar a la paciente a volver al hospital y revivir el proceso. Después de mucha investigación y experiencia, hemos determinado que el tatuaje reduce el tiempo de realización del tratamiento y es para siempre.

Todas las mujeres se merecen volver a tener esa normalidad después de tanto sufrimiento.

Aquí puedes ver el resultado de algunas de las reconstrucciones realizadas por nosotras: